Proyecto FOLTRA

¿Es que somos tan diferentes de las ratas?


¿Es que somos tan diferentes de las ratas?

Imprimir
Correo electrónico
Jueves 22 de Febrero de 2018 17:48

 Cuando una farmacéutica, o un investigador, decide probar los efectos de un fármaco, ello se hace habitualmente en ratas, en laboratorio. Si el resultado es positivo o el buscado, el siguiente paso es comenzar con Ensayos Clínicos, eficacia y seguridad inicialmente, para pasada esta primera fase continuar hasta que las Agencias del Medicamento dan su visto bueno para la comercialización y aplicación en pacientes humanos. En el caso de la GH, pocas o ninguna farmacéutica lleva a cabo ensayos clínicos pues la patente de la hormona expiró hace ya unos años. Por ello, si alguien se decidiese a llevar a cabo un ensayo clínico con GH (farmacéuticas) correría el riesgo de que cualquier otro fabricante pudiese comercializar lo que la compañía que había realizado el ensayo, con el tremendo coste que ello implica para la farmacéutica en cuestión, sin coste alguno o muy pequeño. 

 Pero siempre quedan las investigaciones en animales de laboratorio, ratas o ratones generalmente, cuyos resultados pueden casi siempre extrapolarse al hombre. 

Hace ya varios años que se conoce el efecto positivo que la GH lleva a cabo a nivel cerebral, particularmente en áreas relacionadas con procesos cognitivos y memoria reciente. Esta se produce como consecuencia de la formación diaria (neurogénesis del adulto) de nuevas neuronas en el hipocampo. Esas nuevas neuronas "graban día a día" la información que les llega y migran hacia otros territorios cerebrales donde quedan almacenadas. Como la producción diaria de nuevas neuronas en el hipocampo disminuye con la edad, podemos así explicarnos el que una persona (o un persono, según la nueva terminología al uso) adulta (o adulto) pueda recordar hechos ocurridos muchos años atrás mientras que es incapaz de recordar lo ocurrido el día anterior, por ejemplo. 

¿Y qué tiene que ver todo ésto con la GH?. Ya dijimos que esta hormona induce la neurogénesis del adulto, y actúa de forma especial sobre la esfera cognitiva. Pero, ¿cómo lo hace?. Pues según un trabajo publicado este mismo  mes de febrero en la revista científica Synapse, aumentando 6-8 veces la longitud de las dendritas (terminales nerviosas que llevan información a la neurona) en el hipocampo y córtex prefrontal, así como incrementando la densidad de las espinas dendríticas (ramas de cada una de las dendritas) en dichas regiones. Los autores concluyen que la GH induce un incremento de la plasticidad sináptica cerebral a nivel molecular y electrofisiológico.

Ese trabajo, cuyo abstract reproducimos a continuación, se llevó a cabo en ratas a las que durante 7 días se les administró GH por vía intracerebroventricuular y se sacrificaron para el análisis de los cambios 21 días después de la última administración de GH. ¿Realmente somos tan diferentes de las ratas?. En muchas cosas claramente no, y en otras muchas más claramente aún tampoco.

Veamos el abstract:  

Intracerebroventricular Administration of Growth Hormone Induces Morphological Changes in Pyramidal Neurons of the Hippocampus and Prefrontal Cortex in Adult Rats

 

  • February 2018
  • Synapse 
  • DOI
  • 10.1002/syn.22030

A growing body of evidence suggests that growth hormone (GH) affects synaptic plasticity at both the molecular and electrophysiological levels. However, unclear is whether plasticity that is stimulated by GH is associated with changes in neuron structure. The present study investigated the effect of intracerebroventricular (ICV) administration of GH on the morphology of pyramidal neurons of the CA1 region of the dorsal hippocampus and layer III of the prefrontal cortex. Male Wistar rats received daily ICV injections of GH (120 ng) for 7 days, and they were euthanized 21 days later. Changes in neuronal morphology were evaluated using Golgi-Cox staining and subsequent Sholl analysis. Growth hormone administration increased total dendritic length in the CA1 region of the dorsal hippocampus and prefrontal cortex. The Sholl analysis revealed an increase in dendritic length of the third to eighth branch orders in the hippocampus and from the third to sixth branch orders in the prefrontal cortex. Interestingly, GH treatment increased the density of dendritic spines in both brain regions, favoring the presence of mushroom-like spines only in the CA1 hippocampal region. Our results indicated that GH induces changes in the length of dendritic trees and the density of dendritic spines in two high-plasticity brain regions, suggesting that GH-induced synaptic plasticity at the molecular and electrophysiological levels may be associated with these structural changes in neurons. 

 

Siguenos en...

           


                                                                                                                                                                       

Logotipo que simboliza o cumplimento da Normativa W3C CSSLogotipo que simboliza o cumplimento da Normativa W3C XHTML 1.0 -   ACCESIBILIDAD